Causas de las Cruzadas

Rate this post

¿Cuáles fueron las causas de las Cruzadas? Las Cruzadas principalmente fueron impulsados por causas religiosos, causas políticos, causas económicas, o una combinación de estos factores que desencadenaron las expediciones de cristianos hacia oriente (Recuperar Tierra Santa “Jerusalén”)

Hay una gran variedad de opiniones sobre este asunto. Algunos afirman que fueron una respuesta necesaria de la cristiandad por la opresión hacia los peregrinos por parte de los musulmanes que controlaban Jerusalén. Otros afirman que era una política imperialista enmascarada en la piedad religiosa. Sin embargo, otros argumentan que se trataba de movimientos sociales en una Europa medieval que estaba saturada con nobles sin tierras. A continuación explicaremos las principales causas de las Cruzadas.

Causas Politicas

A mediados del siglo XI los turcos selyucidas, de raza mongólica y religión musulmana procedentes del Turkestan, habían conquistado el Califato de Bagdad, imponiendo su dominación desde Jerusalén hasta las costas del Golfo Pérsico.

Los turcos, dentro de sus conquistas, le arrebataron al imperio bizantino, el Asia Menor, estableciendo su capital en Nicea, ciudad que se encontraba a solo 100 Km. de Constantinopla. El temor del emperador bizantino, Alejo I, fue tan grande, que tuvo que solicitar ayuda al Papa Urbano II. Este acogió con beneplácito el llamado del emperador y unifico la idea de las Cruzadas en el Concilio de Clermont (1095), resolviéndose invitar a todos los príncipes y nobles cristianos, a emprender una cruzada contra los musulmanes.

Causas Religiosas

El fundamento importante fue la fe religiosa del pueblo europeo. Aprovechando este sentimiento colectivo, el Papa Urbano II inicio la predica de la cruzada ante una multitud de fieles, en la ciudad de Clermont (Francia 1095), para luchar contra los infieles mahometanos. al terminar su predica el Papa empleo la siguiente frase: “Renuncia a ti mismo, toma tu cruz y sígueme”. La aprobación de la multitud se hacía sentir al grito de “Dios lo quiere”.

En conclusión, esta causa la resumimos en la rivalidad entre el cristianismo y el islam, y la preocupación del pueblo europeo por recuperar el Santo Sepulcro del poder de los turcos, quienes hostilizaban a los peregrinos que visitaban estos santos lugares.

Causas Económicas

Esta empresa prometía gloría, fama, fortuna, y nuevas tierras a los grandes señores adiestrados en el guerra; a los vasallos más pequeños, riquezas y liberación del poder feudal. También respondía al deseo de emprender comercio con Oriente, imposibilitado por los pueblos musulmanes.

Finalmente, como otras causas podemos considerar el espíritu aventurero, condición innata de los señorees, a quienes seducía lo desconocido y lo extraño.”

Leave a Reply